Boletines de Electricidad - Septiembre 2014

Precio contado (OMIE) cae (5,4%) en julio, cerrando a 48,2 €/MWh, y sube (3,5%) en agosto, cerrando a 49,9. Se espera repunte en septiembre  a 54,3 y sucesivas caídas en octubre (48,9) y noviembre (47,6) para terminar subiendo en diciembre (49,1). Los Futuros para Q4’14 (cuarto trimestre) sufren corrección al alza de un 2% hasta 48,5 €/MWh.

Media prevista para 2014 se corrige ligeramente al alza hasta 41,4 €/MWh. Aún así implicaría una caída del 6,4% por debajo del cierre 2013 (44,3). La subida de la previsión 0,4 €/MWh, supone 1% más que la de inicio de verano, (41,0 €/MWh), si bien dejó de cotizar en OMIP a 49,75 a finales diciembre de 2013, siendo su cotización máxima 56,5, media 51,05 y mínima 46,35. Por tanto, sigue habiendo una fuerte reversión a niveles por debajo de los mínimos.

En sentido contrario, los futuros a medio y largo plazo sufren correcciones a la baja: 2015 cae 1,3% (0,62 €/MWh), pasando de 48,2 a 47,58 €/MWh. El 2016 cae 1,7% (0,8 €/MWh) pasando de 48,45 a 47,65 €/MWh. El 2017 cae también 1,7% (0,8 €/MWh) pasando de 48,25 a 47,45 €/MWh.

Respecto al ATR de electricidad, os recordamos que desde el 1 de febrero de 2014 ha subido un 2,6% (3.0A), 2,7% (3.1A y 6.1A), 2,8% (6.2A-6.3A) y 2,9% (6.4A) tanto término de capacidad como energía. Una subida excesiva para las familias y empresas, provocando mayor morosidad y cortes de suministro por impago por la situación de crisis económica actual. Aún así, la CNMC ha aprobado finalmente - mediante una simple circular-  publicada en BOE el pasado 19 de julio, un nuevo sistema de tarifas aditivas de ATR (Transporte, Distribución y Gestión Comercial) que se espera sea aplicado en enero de 2015, supuestamente para adaptarnos a disposiciones europeas, cuando en realidad supondrá una nueva subida estructural por la eliminación del mes de agosto como periodo de horas VALLE, afectando directamente a la industria en España, además de penalizar el consumo multiplicando las horas PUNTA. Antes se requería la tramitación de un Real Decreto para modificar la metodología de ATR y de una Resolución Ministerial (ITC) para modificar los valores del ATR. Con las nuevas competencias, la CNMC dispone de autoridad legal y de agilidad para aumentar la recaudación de los conceptos regulados (reducir déficit tarifario). Los precios al consumidor final podrían verse dramáticamente alterados por delegar competencias de Estado a una comisión que hoy por hoy no es independiente del Estado y que, además, es financiada a través de una parte de las tarifas de ATR. Cualquiera podría pensar que esto crea conflicto de interés y compromete la credibilidad tan necesaria de un organismo que hasta hace poco tiempo era meramente consultivo (CNE). El Gobierno traspasa así decisiones avaladas y firmadas por un ministro o secretario de Estado o General, a circulares firmadas por presidente CNMC. Esperemos que el remedio no sea peor que la enfermedad. La esperanza es lo último que se pierde... quizás no sea tarde para evitar males mayores (más cierres de industrias o traslados a otros países).

En ese mismo sentido, como ya advertimos en la edición anterior, se está empezando a notar en las recientes facturas el último varapalo a los consumidores en España, debido al incremento de los coeficientes de pérdidas en las redes de distribución y transporte. Esta otra medida recaudatoria para reducir déficit tarifario se ha colado (enmascarado) a partir del Real Decreto 216/2014 del 28 de marzo, por el que se establece la metodología de cálculo de los precios voluntarios para el pequeño consumidor de energía eléctrica y su régimen jurídico de contratación. Concretamente, el impacto para la industria es una subida neta de 0,8/0,5/0,4/ 0,2 €/MWh para ATR 6.1/6.2/6.3/6.4, respectivamente, a partir de la facturación desde el 1 de junio de 2014. Dado que no existe una publicación oficial de los nuevos coeficientes por periodos tarifarios, según pérdidas horarias reales calculadas por el Operador del Sistema en cada zona, algunas comercializadoras podrían estar cometiendo ÔÇ£errores involuntariosÔÇØ o ÔÇ£confusionesÔÇØ al estimar los nuevos valores de pérdidas liquidables a cliente final. Si surgen dudas en su facturación, contacte con nosotros.

Como última novedad, a efectos de interrumpibilidad, el concepto de temporada eléctrica o año hidráulico/hidrológico está a punto de extinguirse. En vez de comenzar el 1 de noviembre del año actual y finalizar el 31 de octubre del año siguiente, se aplicará el calendario natural o fiscal. Es decir, comenzaría el 1 de enero y concluiría el 31 de diciembre. Por tanto, los plazos se relajan un poco para pedir autorización de alta inicial o renovación (45 días antes del inicio de temporada). Obviamente, habría que revisar la extensión de contratos en vigor hasta el 31 de diciembre de 2014. La propuesta de Orden pendiente de publicación prevé también la aplicación del nuevo sistema de subasta a partir de enero  y se lamina las cantidades pendientes que perciben los clientes interrumpibles hasta final de año para no sobrepasar el límite de remuneración total previsto para 2014, adaptando la aplicación del actual sistema hasta final de este año.

   Descargar archivo