Boletines de Electricidad - Junio 2014

Precio contado (OMIE) aumenta (14%) en mayo, cerrando a 42,4 €/MWh. Próximos meses repuntan junio’14 a 49,7 y julio’14 a 55,0 reafirmando tendencia alcista anunciada. Los Futuros consolidan repunte acotado a 54,3 €/MWh Q3 (tercer  trimestre), bajando a 49 €/MWh Q4 (cuarto trimestre).

La media prevista para 2014 se corrige al alza 42,3 €/MWh, pero aún sigue un 4,4% por debajo del cierre 2013. La subida es de 0,74 €/MWh, un 1,8% respecto a la previsión del mes pasado, (41,6 €/MWh), si bien dejó de cotizar en OMIP a 49,75 a finales diciembre 2013, siendo su cotización máxima 56,5, media 51,05 y mínima 46,35. Por tanto, hay fuerte reversión a niveles por debajo de los mínimos. Esto puede cambiar si desaparece la cogeneración debido a los inadmisibles recortes del Gobierno, provocando no sólo la quiebra del tejido industrial y empleo asociado, sino también una pérdida de ahorro y eficiencia energética, con el consiguiente aumento del riesgo de colapso de las redes de reparto-distribución, sin poderse garantizar absolutamente la continuidad y calidad del suministro. De hecho, ya hay zonas de distribución que están sufriendo fuertes caídas de tensión causando continuos micro-cortes y cortes de media duración. Señales de alerta provocando sendas reclamaciones de clientes a distribuidoras.

Los futuros 2015 repuntan 1,8% (0,85 €/MWh), pasando de 48,0 a 48,85 €/MWh. El 2016 repunta 1,5% (0,73 €/MWh) pasando de 48,25 a 48,98 €/MWh. El 2017 sube también 1,5% (0,73 €/MWh) pasando de 48,05 a 48,78 €/MWh.

Respecto al ATR de electricidad, os recordamos que ha subido un 2,6% (3.0A), 2,7% (3.1A y 6.1A), 2,8% (6.2A-6.3A) y 2,9% (6.4A) tanto término de capacidad como energía desde el 1 de febrero de 2014. Una subida excesiva para las familias y empresas, provocando mayor morosidad y cortes de suministro por impago por la situación de crisis económica actual. Pero por si esto fuera poco, la CNMC está preparando la materialización del nuevo sistema de tarifas aditivas de ATR (Transporte, Distribución y Gestión Comercial), supuestamente para adaptarnos a disposiciones europeas, cuando en realidad supondrá una nueva subida estructural por la eliminación del mes de agosto como periodo de horas VALLE, afectando directamente a la industria en España, aparte de penalizar el consumo multiplicando las horas PUNTA. Esta medida podría afectar también de forma indirecta al sector turismo y servicios, por las eventuales modificaciones de los calendarios laborales que la industria podría redefinir a sus trabajadores en la temporada veraniega.

   Descargar archivo